30 de junio de 2009

Los orígenes del arte

Cuál es el origen del arte, por qué el hombre sintió la necesidad de producir obras artísticas, es una de las preguntas claves en el estudio de la prehistoria. Aunque existen algunos precedentes, se suele considerar que el inicio de la actividad artística ocurrió en el paleolítico superior. Un período que comienza más o menos hace entre 38.000 y 35.000 años, y que coincide con la difusión en Europa de Homo sapiens moderno. Es más que probable que antes del paleolítico superior existiera ya algún tipo de expresión artística, en una fase del paleolítico medio llamada musteriense. En realidad, los restos artísticos de este período son escasos, menos de una centena. La máxima difusión y esplendor del arte paleolítico se dio en la etapa magdaleniense. Respecto a la difusión geográfica del arte prehistórico, la mayoría de los yacimientos se encuentran en el continente europeo. Por este motivo, tradicionalmente se consideraba que era Europa el lugar de origen de la actividad artística humana; hoy en día la cuestión parece menos clara, puesto que se han localizado restos muy antiguos en un área geográfica bastante más amplia. El principal soporte del arte paleolítico es la piedra, sobre la que se realizaban las pinturas murales y la mayoría de grabados y esculturas. Además de la piedra, también se utilizaban en ocasiones los huesos o los cuernos de los animales. Solemos considerar el arte prehistórico como un arte primitivo. En cierto modo lo es, puesto que fue realizado por hombres que no vivían en una sociedad socialmente tan compleja como la nuestra. Sin embargo, no por ese motivo se trata de un arte 'menos bueno'. En absoluto. El arte del paleolítico sigue sus determinadas normas, tiene unos temas, unas formas y unos estilos propios, algunos de los cuales son de tendencia muy naturalista y otros profundamente abstractos. En realidad los hombres del paleolítico tenían el mismo tipo de cerebro que nosotros, disponían de los mismos recursos genéticos (aunque por supuesto no de los culturales ni científicos), y por lo tanto eran capaces de crear un arte tan complejo y tan rico en expresión y significados como puede ser el nuestro. Es perfectamente visible, por ejemplo, su interés en la representación del volumen, o incluso por conseguir efectos de luz y sombra en las figuras.

5 comentarios :

  1. Los bisontes de altamira son impresionantes. Menudos artistas habia ya entonces. Reconforta pensar que el arte ha formado parte de la especie humana desde practicamente sus origenes. Algo bueno teniamos que tener!

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. desde luego que en absoluto es un arte desdeñable. Y la prueba es que a principios del siglo XX pintores como Picasso se fijaran en el arte prehistórico para conocer el modo de reducir los objetos a su mínima expresión, hacer un arte más puro e inocente. También con su estudio consiguieron traducir al lienzo el movimiento, como en las escenas de caza.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Los que tenemos el privilegio de haber podido entrar en la verdadera cueva de Altamira, sabemos que el apodo de Capilla Sixtina del arte rupestre español le viene al pelo. Aquellos artistas anónimos han pasado con mayúsculas a la historia del arte. No es de extrañar que esa genialidad asombrase en la época a aquellos prehistoriadores que no comprendieron a su descubridor, el pobre Marcelino Sáez de Sautuola. He visto también Puente Arce, pero no las de Tito Bustillo de Ribadesella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La expresión de la creatividad, en su estado natural, configura los principios evolutivos de lo que constiuirá todo un proceso de generación de arte. Arte es la expresión humana de la producción consciente de actos creativos, con o sin intención estética. Un excelente blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.