18 de junio de 2017

Foto histórica: El tocón Fieldbrook


Esta secuoya fue probablemente el árbol más grande del mundo. Sin embargo, se taló en la década de 1890 por una apuesta de borrachos en la que se decía que del árbol se podría hacer una mesa para 40 personas. Por si sirve de consuelo, parte de este árbol se tiene guardado, y hay personas que están tratando de clonarlo.


Fuente:
* http://www.viraldiario.com/fotos-historicas


6 de junio de 2017

Descubiertas diez nuevas tumbas en Egipto


Diez tumbas del periodo tardío de Egipto, del siglo VII al IV a.C., han sido descubiertas cerca del Mausoleo del Aga Khan, en la ribera occidental del río Nilo, en Asuán, según informó ayer el Ministerio de Antigüedades de Egipto. Las autoridades egipcias han explicado que las tumbas recientemente descubiertas podrían ser una extensión de la necrópolis al oeste de Asuán, que contiene tumbas de los supervisores de la antigua ciudad nilótica, fechadas en el Reino Antiguo, el Medio y el Imperio Nuevo.

Las tumbas presentan un diseño arquitectónico similar, según el arqueólogo Sayyed Al Rawi. Unas escaleras talladas en la roca conducen a la entrada de la tumba y a una pequeña cámara funeraria, con sarcófagos y momias en el interior. Entre los objetos funerarios hallados hay sarcófagos de piedra, máscaras de lino pintadas, vasos canopos para depositar las vísceras de los difuntos y vasijas de arcilla.

Durante la próxima campaña arqueológica, que comenzará en septiembre, continuarán las excavaciones y la restauración de los objetos funerarios aportará nuevos datos sobre las tumbas.


Fuente:
* http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/descubiertas-tumbas-del-periodo-tardio-egipto-asuan_11569/1


23 de mayo de 2017

Castillo de Trakai


El castillo de Trakai está situado a unos 30 kilómetros de Vilnius, capital de Lituania. Parece ser que este castillo de construyó en el siglo XIV y que fue fundado por el Duque Gediminas, uno de los gobernantes del Gran Ducado de Lituania más querido por esta nación, del que se dice que se resistió a los múltiples intentos de cristianizar el país. En este castillo nació también, en 1350, Vitautas el Grande, gran Duque de Lituania, que tenía también el título de Príncipe de Trakai y que se convirtió igualmente en héroe nacional.

Del castillo de Trakai inicial en la isla se pasó posteriormente a dos castillos. Uno en la isla, y el otro en tierra firme. Fueron años de disputas intestinas en Lituania, que terminan con la conquista del castillo por parte de Vitautas el Grande, que era nieto del fundador Gediminas. Desde entonces, Trakai se convirtió de facto en la capital política del país, desde donde se decidía el futuro de Lituania, aunque la capital oficial seguía siendo Vilnius.


Al original castillo de Trakai del siglo XIV lo sustituyó una fortaleza, en el siglo XV, de ladrillo rojo, que es la que podemos ver en la actualidad. El castillo pasó durante los siglos siguientes por varias manos, siguiendo los designes del país. A partir de 1569, el Ducado de Lituania se une al Reino de Polonia y la importancia del castillo disminuye. A finales del siglo XVIII la población y toda la región es anexionada a Rusia y en el siglo XX pasó a manos alemanas, polacas, soviéticas y nuevamente alemanas, esta vez tras la invasión nazi. Pasada la Segunda Guerra Mundial, los Países Bálticos son nuevamente anexionados a la Unión Soviética, hasta que a finales del siglo XX, esta se desmiembra y Lituania alcanza definitivamente, la independencia.


En la actualidad, las salas del castillo están acondicionadas como museo en el que se exponen monedas, manuscritos y restos arqueológicos, entre otros.


Fuente:

* http://milviatges.com/2014/castell-de-trakai-lorgull-del-poble-litua#

15 de mayo de 2017

El limosnero de Triana

Sevilla
A mediados del siglo XVIII, un tal Juan Elías vivía en el convento sevillano de San Pedro Alcántara como "donado", esto es, como laico que llevaba el hábito religioso y realizaba tareas de servicio a la comunidad. Elías, que tenía unos 50 años, se dedicaba a recoger limosnas y por ello recorría los barrios de la ciudad, donde se había labrado fama de hombre santo y virtuoso gracias a su hablar pausado, su voz dulce y su aire sereno.

El servidor de San Pedro de Alcántara aprovechaba sus visitas para mantener conversaciones piadosas con los vecinos, a los que solía explicar el padrenuestro y terminaba diciéndoles que todos los hombres son hermanos ante Dios y debían amarse los unos a los otros. Con este pretexto, el hermano Juan empezó a acudir a casa de una mujer del barrio de Triana, Francisca Moreno, de 35 años y casada. Tras ganarse su confianza con coloquios piadosos, aprovechaba para hacerle caricias y darle abrazos, diciendo que no había mala intención en ello, pues solo pensaba en Dios.

En una ocasión logró que lo recibiera en su dormitorio, donde la abrazó durante "medio cuarto de hora", pero ella lo interrumpió, le dio la limosna que pedía y lo despidió. Volvió al cabo de unas semanas para declararle que no hacía más que pensar en ella, pero la mujer había escarmentado de sus tácticas y le preguntó "si el tenerla presente en todo momento era para encomendarla a Dios". El hermano Juan no tuvo más remedio que renunciar a su empresa.

A continuación, Elías probó fortuna con otra vecina de Triana, Teresa del Barco, soltera y de 25 años. Con ella fue más al grano. Le aseguró que podían acostarse sin cometer pecado, pues "aunque yo u otro cualquiera haga esto y le tome las manos y la abrace, estando en Dios como estamos, no es pecado ni cosa mala [...] y si entrara a este tiempo alguno y lo viera y dijese cómo hacía esto, se escandalizaría él pero a nosotros no nos daría cuidado porque estamos en el amor de Dios y sabemos que en ello no pecamos". También intentó convencerla de que tenía dotes providenciales pues, según aseguraba, había previsto la muerte de la hija de una vecina.

Entretanto, Francisca había tenido escrúpulos por lo sucedido y decidió consultar con su confesor, quien la instó a que denunciara el caso a la Inquisición sevillana. En su declaración, Francisca reveló que su vecina Teresa tenía también tratos con el limosnero, por lo que el tribunal la convocó igualmente. Basándose en el testimonio de ambas, los calificadores -miembros del tribunal inquisitorial que determinaban el tipo de delito cometido- elaboraron un informe sobre el reo.

Según los inquisidores, Elías era un seguidor de la doctrina herética de Miguel de Molinos (1623-1698), quien defendía que podía alcanzarse la gracia mediante la contemplación y que fue condenado por la Iglesia por cometer actos inmorales, lo cual no había impedido que surgiera una corriente de seguidores en diversos países católicos, los llamados molinosistas.

El tribunal también calificó a Elías de hipócrita, embustero, ignorante de lo que predicaba y sospechoso de un delito leve en cuanto a fe, por lo que fue encarcelado y condenado.


Fuente:
* María Lara Martínez, 'Las artimañas del santo varón sevillano que predicaba el amor universal'. Historia National Geographic nº 161


Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.